Ayer encontré esta imagen en internet y morí de risa porque siempre ha sido uno de mis pecados capitales:

Salir de casa con el cabello mojado tiene ventajas obvias: no requiere nada de tiempo y eso significa dormir unos minutos más.

En la escuela era lo más común, pero ir a trabajar con el cabello mojado perjudica tanto tu salud como tu imagen. Algunas desventajas de salir con el cabello mojado son:

– Eres más propensa a enfermedades.

– Te hace ver desaliñada.

– Al secarse, el cabello toma formas caprichosas y no sabes cuál será el resultado al final del día.

Por otro lado, dedicar más de 30 minutos a secarte y peinarte tampoco es opción. ¿Qué alternativas hay?

Un día sí y un día no. 

Lavarte el cabello todos los días es una costumbre muy arraigada pero no necesariamente lo mejor para tu cabello.

Un estilo que te favorezca.

Hay varias alternativas de peinado que pueden verse bien con cabello mojado, estas son algunas que me gustan:

Otra opción es un chongo alto o una trenza francesa.

Te recomiendo que en cuanto puedas, te sueltes el cabello para que no se maltrate tanto y se seque bien.

Seca sólo lo necesario 

Para evitar enfermarte, recoge el cabello en un chongo y seca la parte de abajo, pegada a la nuca, que es donde normalmente nos enfriamos. También el resfrío se da por que el cabello mojado empapa la espalda, así que procura no llevarlo suelto si hace frío.

Un detalle hace la diferencia. 

Si lo que quieres evitar es verte despeinada, puedes secar y peinar sólo la parte delantera, especialmente si usas fleco, o darle forma a unos mechones. De esta manera te verás arreglada en poco tiempo.

¡Espero te sean de utilidad!