Cuando empiezas a trabajar uno de los principales retos es encontrar qué ponerte. Acostumbrado a andar de jeans y tenis todos los días, empezar a vestirte “formal” requiere varios ajustes e invertirle un poco a tu guardarropa.

Algo que yo aprendí es que puedes acabar gastando mucho y aún así sin tener que ponerte si no sigues algunas guías básicas.

En primer lugar, antes de entrar a trabajar averigua qué tan formal o informal es la compañía. Desde que vayas a entrevistas, fíjate cómo se visten las personas, especialmente aquellas del área a la que vas a pertenecer (las reglas de vestuario cambian mucho entre las áreas corporativas y operativas). También es válido preguntar cuando estás en proceso de contratación que códigos de vestuario se siguen.

Ahora, aunque te digan que “se vale” un look informal, ¡no te confíes! recuerda que todo el tiempo te están evaluando y aunque tus jefes o personas en otras posiciones vayan súper fachosos, procura dar siempre una buena imagen.

Cosas que debes cuidar sin importar qué: 

– SIEMPRE usa ropa limpia. Se acabó eso de ponerte la misma playera de ayer o usar los mismos jeans 10 días seguidos.

– Procura tener tu ropa bien cuidada y arreglada. La prenda más fina se ve mal si está arrugada o descosida.

– Usa sólo la ropa que te quede y te acomode bien. La confianza es muy importante y si lo que traes puesto no te gusta o no te queda, siempre te notarás incómodo.

¿Y qué compro?

Antes de salir a gastarte el sueldo que todavía no ganas, aprovecha para limpiar y ordenar tu closet, para saber qué tienes y qué necesitas.

¿Qué debes buscar? Específicamente concentrate en separar la ropa de vestir y formal de la casual. Hay prendas que son versátiles y funcionan para ambos looks, mi consejo es que decidas para qué vas a usar cada prenda para darle el trato adecuado (por ejemplo, que una camisa que te puede servir para trabajar no se te eche a perder por ponértela para ir al antro).

También aprovecha para sacar aquella ropa que de plano no te pones ya, la que no te queda o ya pasó de moda. Puedes donarla o incluso venderla y ganar un dinerito que te servirá para tu nuevo guardarropa.

Tener ropa que no usas en tu closet es un gran error, ya que te hace pensar que tienes mucho que ponerte cuando en realidad no es así.

A mi me sirvió mucho acomodar mi ropa por colores, siguiendo el orden del arcoiris, lo recomiendo especialmente para las mujeres.

En fin, ya que hemos hecho esto, vamos a armar lo que se llama un “fondo de closet”.

El fondo de closet. 

Esto se refiere a las prendas básicas que debes tener y que son útiles porque se pueden combinar de muchas maneras distintas. Al planear tu fondo de closet, procura que sea lo más atemporal posible, para que la inversión valga la pena. Vale la pena que las prendas básicas sean de buena calidad aunque gastes un poco más, ojo, de buena calidad no necesariamente significa de marca, sino más bien que sea de buena tela, que las costuras se vean resistentes, etc. En otro tipo de prendas (las complementarias) puedes gastar menos y no importará tanto, porque ahí pondrás los detalles de moda que darán vida a tu atuendo.

Recomiendo mucho MUCHO usar la aplicación Polyvore (la encuentran para iPhone y Android o para web). Ahí puedes poner las prendas que tienes y buscar nuevas formas de combinarlas para sacarles mayor provecho.

¿Qué debe tener un fondo de closet para hombre? 

Como ya dije, esto varía de acuerdo al tipo de empresa, puesto y tu personalidad, pero para darte una idea:

– 5 o 6 camisas, al menos una blanca, una azul y una de color. Piensa que estas deben combinar con tus trajes y pantalones.

– 2 o 3 corbatas (sería ideal una de seda) que combinen, también, con tus trajes y camisas.

– Uno o dos trajes oscuros (azul o gris puede ser para que no sea tan serio) de tela y corte clásico. Los que son brillosones o muy modernos pasan de moda muy rápido).

– Blazer azul que puedas combinar con tus pantalones.

– Una chaqueta para ocasiones informales.

– 2 o 3 pantalones formales (pueden ser dockers si tu puesto lo permite).

– Jeans rectos oscuros sin deslavar, para cuando sea permitido usarlos (que se permita ir de jeans no significa que todos los jeans estén permitidos).

– Un par de zapatos negros y unos cafés. Procura que no sean demasiado modernos para que te duren mucho.

¿Qué debe tener un fondo de closet para mujer? 

Como ya dije, esto varía de acuerdo al tipo de empresa, puesto y tu personalidad, pero para darte una idea:

– 3 pantalones de vestir de corte y color clásico (negro, azul y gris de preferencia).

– 2 o 3 camisas (blancas o en colores que combinen con tus pantalones)

– Falda a la rodilla de corte recto, negra.

– Vestido negro a la rodilla.

– Zapatos negros (tacón de máximo 5 cm)

– Zapatos cafés  (tacón de máximo 5 cm)

– Sweater abierto (de botones) de un color alebre pero que combine con tus otras prendas.

– Jeans rectos largos (que alcance a cubrir el tacón) oscuros sin deslavar, para cuando sea permitido usarlos (que se permita ir de jeans no significa que todos los jeans estén permitidos).

– Bolso cómodo negro o café.

– Un abrigo o chaqueta formal para el frío

– Con este clima, no están de más unas botas de lluvia de estilo y colores clásicos.

La ventaja para las mujeres es que con esto y accesorios (muchos accesorios) podemos dar una infinidad de atuendos diferentes:

image

En conclusión…

Espero haberles dado una guía básica, la idea es que poco a poco puedan ir complementando su guardarropa con cosas que sí usen y no tengan que gastar de más.