“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar un solo día de tu vida”
– Confucio

Este año empezó temprano y las vacantes no se han hecho esperar, así que es un gran momento para encontrar trabajo, o incluso, para cambiar ¡a uno que te encante! Ten en cuenta estas recomendaciones:

  1. ¡Conócete!

El primer paso para encontrar tu trabajo ideal, es conocerte a ti mismo. Identifica tus fortalezas, tus pasiones y también aquellas cosas en las que no eres tan bueno.

  1. Define tu ideal

Esto puede significar diferentes cosas: para algunos significa dedicarse a una actividad determinada como la música, para otros, es ganar mucho dinero o estar en una empresa en la que tengas oportunidad de crecer. Puede ser un empleo que te deje suficiente tiempo libre para estar con tu familia, que te de libertad para vestirte como te gusta o que esté cerca de tu casa. Tómate el tiempo para pensar lo que realmente es ideal para ti.

Working-at-the-Coffee-Shop-0009

  1. Analiza si es el momento

AL buscar o cambiar de empleo, considera tus prioridades en cada etapa. Por ejemplo, si eres recién egresado y nunca has trabajado, lo más importante será adquirir experiencia o aprender sobre tu profesión. Si tienes problemas económicos o deudas por pagar, es más importante tener un empleo seguro que un empleo ideal.

  1. ¿Estás preparado?

Para buscar tu trabajo ideal, asegúrate de ser, tú también, ideal para el puesto. Esto significa, tener la experiencia, habilidades o equipo necesario. Digamos, si tu empleo ideal es como fotógrafo, necesitas una buena cámara, los conocimientos para utilizarla, el software para editar las fotos y demás. O si quieres ser gerente de logística pero nunca has trabajado, difícilmente serás considerado para el puesto.

shutterstock_153506372

  1. Hazte notar

Si tienes el talento, las habilidades, la experiencia y el equipo necesario para aplicar a tu puesto ideal, ¡hazlo saber a tu posible empleador! Esta es la recomendación más importante, conozco a muchas personas talentosísimas, excelentes en su profesión, que presentan currículums tan deslucidos y pobres que jamás imaginarías lo buenos que son. De nada sirve seas el mejor en lo que haces si quien te busca para un puesto no lo nota. Tu currículum es tu herramienta, tu carta de presentación. Mantenlo actualizado y personalízalo para cada puesto.

  1. ¡Consigue que te paguen!

A veces, nuestro trabajo ideal nos gusta tanto que… ¡lo haríamos sin que nos pagaran! Pero en realidad, la mayoría esperamos ganar dinero con nuestro trabajo. Es posible que para adquirir experiencia o hacerte un nombre (por ejemplo, si quieres ser artista) tengas que trabajar gratis o por muy poco dinero (por ejemplo, si quieres entrar a una gran compañía, es más fácil si lo haces como becario que esperando un puesto gerencial). En cualquier caso, debes tener un plan y seguirlo, es decir, tu empleo ideal tiene que ser capaz de darte de comer y mantener tu estilo de vida en algún momento a corto – mediano plazo (de 1 a 3 años).

  1. Ya que lo tengas, ¡consérvalo!

Tan importante como conseguirlo es ser capaz de conservarlo. Mantente actualizado siempre y trabaja cada día con el ahínco que lo hiciste al principio, ya que con el tiempo, a veces el “ideal” se vuelve rutina y descuidamos la valiosa oportunidad de hacer algo que simplemente, nos apasiona y nos encanta.

happy-staff

¡Éxito y suerte!