Los problemas son parte de la vida, lidiamos con ellos todos los días. Pero a veces, varios problemas se juntan o uno se sale de control y nos sentimos desesperados.

Últimamente he visto a muchas personitas queridas para mi enfrentarse con situaciones que pueden parecer imposibles, así que quiero compartirles lo que a mi me ha ayudado.

  1. Ten en mente que, cualquiera que sea la situación en la que te encuentres, esta es TEMPORAL y puede cambiar. Pero para que cambie,  tienes que hacer algo para que esto ocurra. Si no haces nada, el problema seguirá y seguramente se agrandará. Cuando los problemas nos agobian y no vemos una salida, tendemos a pensar que las cosas seguirán así para siempre y por lo general no es así. Hay una salida, pero tienes que enfocar tu atención en buscarla.
  2. Si tu problema es grande y complejo, divídelo en varios problemas pequeños que sean más fáciles de manejar. No importa que tipo de problema sea, si es personal, profesional, laboral o financiero, casi todos los problemas pueden descomponerse en distintos aspectos. Lo importante de esto es que una vez que hayas dividido tu problema, establezcas prioridades para resolverlo. De todo lo que te acongoja, ¿qué es lo más importante? ¿qué es lo más urgente? ¿A qué deberías dedicar tu atención inmediata?
  3. Comienza con acciones pequeñas. A veces los objetivos se ven tan lejanos que nos desmotivamos antes de iniciar. Empieza a hacer lo que sí puedes hacer y haz un plan que te permita llegar poco a poco a resolver los problemas mayores.
  4. Pide ayuda y acéptala. Cuando tenemos problemas es cuando más necesitamos de nuestra familia y amigos, e irónicamente, es en estas situaciones en las que las personas solemos escondernos, no queremos que nadie nos vea ni hablar con alguien. Eso es un grave error, es más posible encontrar buenas ideas y soluciones si hablamos con amigos, familia y otras personas que hayan pasado por problemas similares. Si puedes obtener ayuda, ¡búscala y acéptala!

problemas

Si necesitas ayuda o tienes un problema que sientes que se está saliendo de control, ¡contáctame!