Encontrar a la persona idónea para cubrir un puesto es a veces tan difícil como encontrar trabajo. Aunque recibir currículums es fácil, muchos están mal hechos, con información insuficiente o no dejan ver lo que tú esperas del candidato.

Según OCC, un reclutador tarda en promedio 11 segundo en leer un CV, por eso es muy, muy importante que resalten rápidamente los aspectos más relevantes de tu currículum para ese puesto en especial.

Otro gran problema al reclutar es que cuando por fin encuentras un candidato que te gusta, nada es más frustrante que intentar contactar al susodicho y que no haya datos de contacto o que no responda al ser contactado (puedes leer más sobre eso aquí).

Algunas de las razones por las que no te están llamando:

  • No hay datos

No saben lo frecuente que esto es. Me he encontrado con currículums que no traen ni el nombre, los que traen datos erróneos o no actualizados (“ya no vive aquí”) o los que traen los datos de contacto tan escondidos que es imposible verlos a simple vista.

  • No cubres el perfil

Aquí hay varias opciones: la primera, es que no cubres los requerimientos del puesto. En este caso, lo mejor sería mandar tu CV a vacantes que sí puedes cubrir aunque el sueldo sea menor e ir trabajando poco a poco en ganar la experiencia que necesitas para el puesto que quieres.

Otra opción es que estés sobrecalificado, es decir, ofreces más de lo que el puesto pide. En este caso es más fácil aplicar, aquí puedes leer más sobre eso. 

La tercera opción es que sí cubres el perfil, pero tu currículum no lo muestra. Revisa bien la información y cómo la presentas para que realmente destaque tus características.

  • Tu CV no es específico

Has trabajado en muchas cosas y has tenido logros en diferentes áreas y ámbitos. Y por supuesto, tratas de meter toda esa información en un sólo currículum de tal manera que al leerlo, no se sabe para qué estás capacitado.

Por esto, lo mejor es tener varios currículums, cada uno enfocado al área a la que te quieres dirigir, destacando tu área de interés y la experiencia que requieres para cada uno. Asegúrate de incluir áreas de experiencia e interés específicos para cada puesto.

  • No le das seguimiento a la vacante 

A veces lo que nos falta es un poco de iniciativa. El internet nos ha vuelto un poco flojos entonces mandamos los currículums sin carta de presentación ni nada y esperamos que mágicamente nos llamen para el empleo deseado.

Las personas respondemos mucho mejor al contacto personal, así que una llamada o un correo de seguimiento una semana después de haber enviado el currículum demuestra interés y puede ayudar a ponerte en la mente del reclutador.

¡Éxito y suerte!