Según Gianco Abundiz, especialista en finanzas, nos acabamos el 50% de la quincena en los primeros 5 días después de haberla recibido. ¿La razón? como dije aquí, principalmente por malos hábitos financieros e incapacidad para ahorrar.

Hay dos razones por las que nos acabamos rápido la quincena: la debemos toda al momento de recibirla (de lo que hablaré en otro post porque es muy importante) o porque el día que la recibimos nos sentimos millonarios:

Para que la quincena te rinda, haz un ejercicio muy simple:

  1. A tu sueldo mensual, réstale lo que pagas de renta, teléfono, tarjetas de crédito y otros gastos fijos.
  2. Divide la cantidad restante entre 30. Eso es lo máximo que deberías gastarte por día en TODO: incluyendo alimentos, transporte, gasolina, etc. 

Entonces, digamos que ganas 8 mil pesos al mes y tienes 2500 pesos de gastos. El resultante entre 30 da 183 pesos diarios. Si el día que pagan te vas a comer ($200) y en la noche al antro ($500), te estás gastando el equivalente a casi 4 días que tendrías que comer latas de atún. Pero como todavía te queda dinero, no comes atún sino que sigues con tu ritmo de gasto “normal”, y ahí es cuando aplicamos la frase: “me sobra mucho mes al final del sueldo”.

Si lo haces al revés, es resultado es distinto. Como ya dije en el post sobre el ahorro (aquí) si haces un presupuesto ANTES de recibir tu pago y haces ajustes aquí y allá, puedes lograr terminar no sólo sin problemas la quincena sino además con un excedente que te sirva para irte a comer o de antro o demás. siguiendo el ejemplo anterior: yo sé que puedo gastar aprox. $183 pesos diarios ($1281 a la semana) y logro ahorrar 23 pesos diarios (en comida, en café, caminando un poco en lugar de tomar un taxi, etc.), al final del mes tengo 690 que me alcanzan perfectamente para ese gasto que, de haber hecho al principio de la quincena me hubiera desbalanceado al final.

Cuando no lo hacemos así, acabamos viviendo de prestado al final de la quincena, con lo que iniciamos el siguiente mes en números negativos y eso se va acumulando hacsta que de repente se vuelve una deuda inmanejable.

Seguiré hablando de deudas y ahorros en los próximos días, así que estén al pendiente.

¡Mucha suerte y éxito!