Cuando empiezas a trabajar uno de los principales retos es encontrar qué ponerte. Acostumbrado a andar de jeans y tenis todos los días, empezar a vestirte “formal” requiere varios ajustes e invertirle un poco a tu guardarropa. Algo que yo aprendí es que puedes acabar gastando mucho y aún así sin tener que ponerte si no sigues algunas guías básicas. En primer lugar, antes de…