Cuando empecé a trabajar, una de las primeras consecuencias fue que subí de peso y no me explicaba por qué. Supuse que trabajando, quemaría más calorías y en realidad fue al revés. El estilo de vida en las oficinas suele ser sedentario, aunque hacemos muchas cosas, casi todo el día estamos sentados y además, descuidamos nuestra alimentación, generalmente nuestra dieta cambia y dependemos de la…